Pintando Miniaturas

Por Betty Leiva

La pintura de miniaturas es un pasatiempo relativamente nuevo, al menos así lo es para mí.  Con las pinturas acrílicas podemos pintar nuestras miniaturas y sumergirnos en nuestra mente, por horas si así lo deseamos, mientras aplicamos diferentes colores y capas,  a diferencia de los inicios de esta corriente artística (y terapia de relajación) cuando se utilizaban pinturas de aceite y tenías que esperar días para poder aplicar otra capa de pintura, ¿te lo imaginas? (¡qué aburrición!)

Bueno, debo especificar. No soy experta en el tema de la pintura, simplemente que siempre me ha gustado pintar, con crayones, acuarelas, etc.  Y un día, llegó una invitación a recibir un taller gratuito de pintura para miniaturas de El Sótano Guatemala y asistí. Me enganchó.  Aprendí sobre lo mínimo necesario para iniciar y algunas técnicas de pintura, que actualmente aún empleo.

Si te llama la atención iniciarte en este mundo, o de repente probar si es algo que te podría gustar, voy a escribir sobre materiales y algunos tips, que me parece son las básicas para comenzar.

Lo primero que debemos tener es una miniatura.  Actualmente podemos encontrar figuras de plástico y metálicas.  He pintado de ambos tipos, pero voy a recomendar iniciar con una figura de plástico y es que las de metal tienen la peculiaridad de que, en ocasiones, se les despega la pintura y quedan partes que se siguen viendo plateadas.  Puede ser algo realmente muy frustrante, sobre todo si ya hemos avanzado bastante en nuestra miniatura.

Ya que tienes la miniatura, lo segundo es la pintura.  No es necesario tener una gran colección de colores.  Así que aquí diría que hay dos opciones, la primera y más aconsejable, es adquirir un kit de colores básicos.  La segunda opción es comprar los colores básicos por separado, lo cual en ocasiones puede ser un poco más costoso y difícil de conseguir.  Como mínimo, debemos tener colores primarios, blanco, negro, café y color piel. 

Bien.  Ahora que ya tenemos la miniatura y las pinturas, vamos a necesitar también un primer o base. Básicamente se trata de pintar toda la miniatura con un color base. La recomendación que me dieron en el taller al que asistí, fue pintarlo todo de negro.  Después de muchos videos, la recomendación es, usar de base el color que más se utilice en la miniatura.  Por ejemplo, si fuéramos a pintar un pitufo, entonces el primer debería ser azul.  Para la aplicación del primer, existen básicamente 3 maneras.  Para cualquiera de estas, primero, necesitamos lavar la miniatura con agua tibia y jabón. Esto es porque podemos haber dejado residuos aceitosos sobre ella, que van a impedir que la pintura se adhiera.  Así que debemos lavarla y secarla perfectamente antes de aplicar el primer. Regresemos a esas tres maneras. La aplicación con pincel, diría que es la más difícil de realizar, pues intentamos que esa primera capa de pintura sea uniforme, pero delgada.  Esto debe hacerse con la pintura rebajada con un poco de agua para evitar cubrir los detalles de la miniatura. Utilizas entonces un pincel para aplicarla por toda la miniatura, tratando de que no se acumule en ningún lado. La segunda opción, es conseguir un primer en aerosol.  Esta es la manera más sencilla, aunque debemos cuidar también el manejo de la lata para evitar saturar la miniatura y perder los detalles de la misma.  Además, el aerosol agrega cierta textura a las miniaturas, por lo que las siguientes capas de pintura se van a adherir más fácilmente.   La tercera manera de aplicar el primer es usando un aerógrafo.  Esto nos brinda un acabado más suave que el aerosol, sin tanta textura, pero está la parte compleja, que es conseguir en primer lugar el aerógrafo en sí.  En los 3 casos, lo que buscamos es aplicar una base de color ligera, para preparar la miniatura y hacer que la demás pintura que agreguemos, se adhieran bien.  Pero no te agobies, hay muchas miniaturas que ya vienen “primeadas”, así que podrías decidirte por una de estas para principiar.

Kit básico para pintar miniaturas

 Y como a todos quienes comenzamos en este mundo de pintar miniaturas, lo que nos queda más a la mano, es un pincel. Así que, si tu figura no está “primeada”, utiliza un pincel.  Hay de todo tipo de pinceles, de fibras naturales y sintéticas, de diferentes tamaños y formas.  Si no cuentas ya con algunos pinceles perdidos/encontrados en casa, te recomiendo que compres los más baratos que puedas conseguir, de fibras naturales.  Aquí en Guatemala, podemos conseguirlos fácilmente en las librerías.  Lo que sucede con las fibras sintéticas, es que por ser más rígidas, puedes ir despintando áreas que ya pintaste.  Que ¿Por qué los más baratos?, pues porque para comenzar, no queremos gastar mucho en algo en lo que recién iniciamos y porque en un principio, las técnicas que emplearás no serán tan complejas.  Claro, conforme vayas aprendiendo y practicando irás adquiriendo más pinceles, de varios tamaños y con varios fines.  Así que podemos decir que es un hobby que reúne muchas cosas coleccionables también: miniaturas, pinturas y pinceles, para comenzar. Existen kits de pinceles para miniaturas, que traen por lo general los tamaños 0, 1 y 2. También se pueden adquirir por separado.  

Recuerda también tener a la mano una taza con agua, para ir limpiando tus pinceles entre la aplicación de colores.  Aquí lo importante es que mojes únicamente las cerdas del pincel y luego las seques inmediatamente.  Sucede que, si sumergimos la parte metálica del pincel, esta podrá oxidarse y así tus pinceles comenzarán a perder algunas de las cerdas.  También, si sumerges el pincel hasta llegar a la parte de madera, esta comenzará a podrirse, haciendo que el pincel sea inutilizable.  Así que llena la taza de agua si gustas, pero no sumerjas en ella nada más que las cerdas de tus pinceles, de esta manera extiendes su tiempo de vida.  También, ten a la mano servilletas o un trapo para secarlos.

Cuidado de los pinceles

Es aconsejable también tener una paleta para ir echando la pintura que vayas a utilizar y para hacer mezclas.  Como las pinturas son bastante espesas, debes rebajarlas con un poco de agua, a manera de pintar tu miniatura con capas finas.  Así que,  al echar la pintura en tu paleta, añade también unas gotas de agua o un pincel con agua para mezclarla y utilizarla.  En lo personal, la pintura de miniaturas me lleva mucho tiempo y es que siempre estoy intentando agregar efectos, a veces re pintar algunas partes que no me han gustado o poner en práctica algunas cosas nuevas que he visto en los videos. Para todo esto, necesitamos que nuestras pinturas permanezcan la mayor cantidad de tiempo posible sin secarse.  Así que te recomiendo que te hagas, o compres, una paleta húmeda o wet palett. Con esto vamos a ahorrar mucha pintura y dinero.  Las puedes comprar o la puedes fabricar.  Es muy sencillo, te cuento cómo hacerla.  En un recipiente que no tenga mucha profundidad, pones una esponja plana, le agregas agua hasta que la esponja esté saturada y colocas un pedazo de papel encerado sobre ella. Tus pinturas las echas sobre el papel encerado.  De esta manera, consigues que se mantengan húmedas por más tiempo.

Ejemplo de wet palette

Para terminar, cuando ya te sientas a gusto con cómo se ve tu miniatura, debemos aplicar un barniz protector, así evitas que se les caiga la pintura con la manipulación.  Hay barniz mate y brillante, en aerosol o líquido. Depende del acabado que quieras lograr. 

 

Recuerda siempre trabajar en un lugar bien iluminado, de preferencia con iluminación natural y pintar tanto como quieras, lo importante es que te diviertas y te sientas satisfecho con algo que has pintado tú mismo.

Y pues hasta acá de lo básico.  Si tienes alguna duda o quieres intercambiar y compartir técnicas, deja tus comentarios.  


 

2 comentarios

  • Hola Alejandra! No es recomendable el uso de guantes por que es mucho más difícil manipular la miniatura. Además, puede que termines manchando áreas ya pintadas. Existen también unas pinzas, como de cangrejo digamos, que pueden detener la miniatura mientras la pintas. O también se pueden adherir con plasticina o alfileres a una base (como un corcho) para hacerlo mas profesional.

    Betty
  • Muchas gracias por la info! Estuvo genial,
    Una duda, ayudaría en algo usar guantes por aquello de la grasita en las manos o no lo recomiendas?

    Alejandra

Dejar un comentario