FOMO. Fear of Missing Out o El Miedo a Perderse Algo

Autor: Gabriel Conlledo

Es indescriptible la emoción de abrir un juego, explorar sus piezas, destroquelar las losetas, sacar las miniaturas, e incluso el organizarlo. Pero esto ha cambiado en los últimos años; Con el auge de Kickstarter, los juegos ya no solo son su contenido, ahora son mucho más. Ahora son todo aquello que viene adentro, y todo aquello que obtuviste en el Kickstarter, si es que lo apoyaste. De disfrutar un momento, ahora pasas a preocuparte si tendrá todo lo que esperas, o si te estás perdiendo de sus mejores elementos.

Kickstarter

Si no conoces esta plataforma, déjame darte un breve resumen: Cuando una persona o empresa no posee los fondos necesarios para crear o armar un juego de mesa recurre a esta intermediario. Es una pagina web (www.kickstarter.com) en donde se puede promocionar lo que tenga de su juego, y lo que puede llegar a ser. Es una venta por anticipado, con algún factor de riesgo. Apoyas el kickstarter dejando dinero a cambio del juego, entregable cuando logren elaborarlo (normalmente entre uno y dos años después). Esto suena genial para los pequeños y nuevos emprendedores de la industria, pero esa historia queda atrás hace mucho. Ahora kickstarter funciona como plataforma para preventas de empresas enormes como CMON, Arcane Wonders, Queen Games, y muchas otras. Parte del atractivo, ya no es apoyar algo nuevo, y con poca probabilidad de existir a no ser que los apoyes, ahora el vicio recae en los adicionales que ofrecen si apoyas el proyecto mientras esté en pidiendo fondos.

Situación Actual

Tomemos de ejemplo un proyecto que está curso (08 de Mayo del 2020): Sea of Legends. Un juego en donde asumes el rol de un pirata en el caribe y podrás disfrutar de un mundo abierto con diversas oportunidades para aclamar fama y dinero (tipo sandbox). El juego completo tiene un costo de $90.00 por el juego base, o $155.00 si deseas todo. A futuro el juego saldrá a la venta por los canales comunes (tiendas locales, en línea, por el mismo productor, etc.) a un precio similar o mayor. Pero, aquí es donde viene lo interesante: la página promueve los ahora famosos, Strech Goals. Si el proyecto llega a ciertos hitos de fondos o “pre-ventas” a través de Kickstarter, al apoyarlo recibirás componentes extras, o cartas, o minis, o personajes o algo mas. Estos puede que nunca salgan a la venta a futuro o que el mismo productor los elabore para venderlos adicionales al juego base. Aquí es donde empieza el dilema, mientras mas fondos tenga el proyecto, más cosas podrías perderte. Aquí es donde entra el nuevamente acunado: FOMO. Aquí es donde puede que decidas apoyar un juego solo por el miedo a perderte algo, y no por amor a lo que el juego es.

Maestros del FOMO

CMON es el actual capo de esta metodología. Sus proyectos recaudan millones de dólares, y cada uno está plagado de contenido exclusivo. Aunque no son los únicos en la industria, si han convertido esta práctica en una norma. Pocos se aventuran a lanzar un juego en Kickstarter y no ofrecer, los muy esperados, Kickstarter Exclusives.

La Solución

Estés o no de acuerdo con la práctica, es algo que vino a quedarse. Tienes varias opciones: 1. Aprender a vivir sabiendo que no tendrás todo lo que un juego puede ofrecer, si es que este paso por el proceso endiablado de Kickstarter. 2. Apoyarlo directamente en la página de Kickstarter 3. Si no tienes como apoyarlo directamente El Sótano te da una opción: a. Notificar al personal de El Sótano que proyectó deseas apoyar b. Pagar directamente a El Sótano el costo del proyecto que deseas apoyar c. Pagarle a El Sótano el costo de envio a la hora que ocurra d. El costo de este servicio es del 15% del costo apoyado

Opinión

Este es un gran dilema, he visto gente apoyar KS (Kickstarters) por el contenido extra que ofrece, otros castigarse por no haberlo hecho. Yo no apoyo un KS por lo que puede ofrecer de extras, suena muy tentador, pero la realidad es que nosotros no podemos darnos el lujo de apoyar un juego, pagar el envío (que traerlo a Guatemala puede costar lo mismo o más que el juego mismo) solo por contenido extra. Ahora bien, si investigar el juego, se apega a tu gusto, es un enorme privilegio contar algunas cosas extras. Sin embargo, luego de haber apoyado varios proyectos, me doy cuenta que normalmente no ofrecen cosas por las que te llegues a arrepentir si no las tienes. Obviamente hay excepciones, especialmente en el caso de CMON. En ese caso especifico, me llega hasta molestar el esquema que usan. Parece un incentivo perverso en lugar de un premio. Vemos MARVEL United, muchos héroes son exclusivos al lanzamiento en KS. Es contenido que luego venderán a precios de mercado, dejando un pésimo sabor de boca en el que no pudo apoyarlo en su momento. Cuando un extra no afecta el contenido del juego, y que solo te pierdes de algo estético lo entiendo y acepto. Pero cuando sabes que estás siendo privado de elementos que afectarán tu forma de jugar el juego, no es aceptable para mi. Igual me encuentro apoyando juegos de empresas con las que no comparto sus políticas, pero he aprendido a ser más selectivo en los juegos que apoyo. Ya no soy impulsivo, o intento no serlo, he aprendido a investigar antes el juego y sus mecánicas, y no dejarme deslumbrar por los espejos y brillantes que puedan ofrecer. Las cajas seguirán llenas de sorpresas, y puede que no contengan la totalidad de un juego, pero definitivamente seguiremos disfrutando cada destroquelada, cada asombro de ver una miniatura, la sensación de tocar un dado por primera vez, y todo lo bello de este increíble universo.

 

2 comentarios

  • La Odisea empieza desde que en algún momento por casualidad o por causalidad te encontraste con un nuevo título. Nuevo entre comillas, pues puede ser un título editado y distribuido a otras partes del mundo hace años y luego de un tiempo llego a nuestras tierras. Caso de Campos de Arle ( Uwe Rosenberg) por ejemplo. El punto esencial de mi comentario va por la experiencia de ; saber del título, investigarlo, pedir a veces , opiniones, coincidir con alguien ( tu pareja muchas de las veces ), leer y bajar el reglamento, imaginar la experiencia, solicitarlo , esperarlo, abrirlo, prepararlo, repasar la reglas que ya sabes, llevar a cabo la primera partida con una buena cantidad de errores en la ejecución de la mecánica y peor aún, una pésima estrategia, desde la planificación hasta la ejecución. Pero…. tiene sentido y mientras lo aprendes desde todas sus perspectivas te sorprende más y la experiencia es estimulante y gratificante aún pierdas.

    Gerardo De Leon
  • Es adictivo el olor a nuevo, las cartas, el cartón y hasta el plástico de las minis!!!

    Gustavo Lara

Dejar un comentario